Con ACQUA MORELLI cada cocina con ambiciones tiene en la oferta un agua mineral que excede incluso las más altas exigencias.

Echar un vistazo detrás de los bastidores de una cocina de chefs es siempre algo especial. En la alta cocina se le da suma importancia a la mejor calidad. Esto es válido tanto en Nueva York como Londres, en Hamburgo como en Singapur. Para obtener una exquisita sensación de gusto, la discreta preparación de los mamelones gustativos es aquí de suma importancia. Con ello, el agua mineral que se sirve con los platos asume un papel importante.

ACQUA MORELLI armoniza de forma excelente, gracias a su mínima mineralización, con los menús de cenas prolongadas. Aquí refresca y sensibiliza entre los platos, sin ejercer influencia sobre el sabor de las comidas. Con ACQUA MORELLI cada cocina con ambiciones tiene en la oferta un agua mineral que excede incluso las más altas exigencias.

„Yo prefiero un agua mineral con personalidad pero no demasiado dominante. Además de ello, como acompañante de la comida, debería contener sólo muy pocos minerales, ya que estos pueden enturbiar la sensación gustativa.”

Elmar Simon, Restaurador afamado